951 310 470 / 689 367 351
es ES en EN fr FR ru RU

Planificar el entrenamiento es clave para evitar lesiones

El entrenamiento previo es clave para afrontar con éxito cualquier actividad física y evitar lesiones. Tanto es así que los deportistas de alto nivel, con independencia de la disciplina, suelen concentrarse varias semanas antes de cada competición para ponerse a tono y prepararse a conciencia para el gran esfuerzo que les viene por delante.

Pero este entrenamiento debe planificarse al detalle, con independencia de que seas un deportista de élite o lo practiques de forma esporádica como aficionado, adaptándolo a la capacidad física de cada uno. No todos somos iguales, y en función de la edad y la constitución hay mayor predisposición a lesionarse que otros.

Entre otros aspectos, es fundamental, sobre todo en deportes de contacto, que el deportista no se centre solo en esa disciplina y trate de compensar las articulaciones y la musculatura con otro tipo de actividades. Es básico también hacer un buen calentamiento, porque muchas lesiones se producen por poner en marcha nuestra maquinaria tras una pobre sesión de estiramientos, o ni eso; y también por agotamiento muscular, cuando el deportista no tiene un buen fondo.

 

La importancia de ir bien equipados 

Asimismo, también pueden cometerse errores a la hora de emplear una técnica u otra, o por utilizar materiales inadecuados. Por ejemplo, en el deporte rey, el fútbol, hay muchos chicos que sufren lesiones ligamentosas, especialmente en la rodilla, por no usar un calzado adecuado. No olvidemos que, por ejemplo, si vas a jugar en césped artificial hay que utilizar un tipo de taco más fino que cuando se juega en hierba natural. Y tampoco es aconsejable recurrir a la zapatilla estándar que usamos para correr o jugar en pista.

Además, el género también influye a la hora de caer lesionados, al menos en determinados deportes, dado que las mujeres presentan una mayor vulnerabilidad debido a una mayor laxitud articular, más estrógenos en sangre (que producen menos musculatura y ciertas alteraciones en la rodilla), y una disminución del tamaño del intercondilo, donde está el ligamento cruzado.

En definitiva, ante cualquier inicio de actividad deportiva, lo más recomendable es preparar bien nuestro cuerpo para que el sobreesfuerzo al que vamos a exponerle no le acabe pasando factura. Lo importante no es empezar, sino mantenerse.

 

ANTE CUALQUIER DUDA CUANDO VAYA A REALIZAR UN DEPORTE CONSULTE CON LOS PROFESIONALES DE MEDHELP

Nº de Registro Sanitario
NICA – 51703

Junta de Andalucía     Unión Europea